En SLRC, aumenta el promedio de clientes en busca de “dinero fácil”… Casas de empeño: única opción para la cuesta de enero

January 15, 2016

 

San Luis RC (DC).-Ni la casa de los padres, abuelos o la de los familiares más cercanos, ha sido las más visitadas por los sanluisinos durante este mes de enero, ya que el primer lugar, lo han reclamado las casas de empeño que abundan en la ciudad. Y es que de acuerdo con el gerente de una casa de usura ubicada en el primer cuadro de la ciudad, el inicio de año para dicha empresa equivale a un jugoso repunte en las ventas, y en la mayoría de los casos –agregó- es incluso mayor al que se registra en otras temporadas. En ese sentido, el dependiente del negocio –quien pidió el anonimato- relató a Denuncia Ciudadana que el promedio de clientes que acuden al comercio en busca de obtener “dinero fácil” se elevó en forma considerable a inicios del pasado mes de diciembre. “En esta sucursal si se notó el aumento de clientes con el inicio del mes, de hecho, aquí ya no agarramos todos los aparatos que nos traen los clientes porque ya no tenemos espacio para guardarlos. Lo que ahorita estamos rechazando en esta tienda son refrigeradores, bicicletas y tanques de gas”, dijo el empleado No obstante, el gerente de la sucursal dejó ver que la crisis económica ha impactado los activos de la empresa en forma mínima, ya que según mencionó, los ingresos monetarios de otros años resultaban más atractivos. Entre tanto, el empleado no hizo distinciones al determinar el tipo de aparato que más se empeña en la sucursal, asimismo, tampoco preciso si los hombres o las mujeres son quienes acuden a la empresa a realizar el empeño o venta de sus pertenencias. “Aquí vienen muchas personas a empeñar sus cosas, la verdad es que no se podría precisar quien acude mas, si los hombres o las amas de casa. Lo que si se, es que las mujeres vienen a empeñar computadoras y celulares, mientras que los hombre traen esteros y otros artículos”, detalló A pregunta expresa, el gerente puntualizó que la empresa otorga un préstamo que fluctúa entre los 1 mil a 2 mil por un smartphone de última generación, y posteriormente, cuando el plazo del aparato ha vencido, se etiqueta un precio de venta que alcanza los 3 mil 500 pesos. La misma situación ocurre con las pantallas de plasma, las cuales –dijo- se empeñan hasta en 2 mil pesos, para después duplicar su precio de venta hasta en 5 mil pesos por unidad.

Please reload

© 2016  periodicodenunciaciudadana.com