Coca Cola se va de Guerrero, ya no puede pagar la "cuota" de 10 millones de pesos mensuales al narco

March 17, 2016

 

La empresa Femsa ha cerrado sus actividades y no volverá a abrir. No ha podido resistir su situación luego de que en julio de 2014 la empresa parara labores pues el crimen organizado le cobraba una cuota de 10 millones de pesos por permitirles operar, según revelaron los propios empleados. A pesar de las amenazas, la empresa puso a funcionar camiones repartidores en los pueblos de Arcelia y próximos, sin embargo los camiones fueron secuestrados y quemados. No hubo daño moral en los empleados, pero sí daños materiales en los camiones, lo que impidió que la empresa pudiera seguir trabajando correctamente. La quema de camiones fue una señal de que la empresa no podía funcionar si no hacia su pago correspondiente al crimen organizado. En febrero de este año, Coca Cola cerró actividades en el centro de distribución de Chilpancingo, debido a que las autoridades no podían garantizar la seguridad de los camiones. El cierre se dio luego de que se analizara la viabilidad del cierre y estudiar si debería ser por semanas, meses o definitivo. De acuerdo con Coparmex, el cierre de esta planta estaría asociada a afectaciones en la generación de empleos directos e indirectos en la zona. El 18 de febrero, miembros del Frente Único de Normalistas Públicas retuvieron a dos trabajadores de la empresa exigiendo la liberación de tres normalistas detenidos por la policía, por el saqueo de por lo menos dos camiones de la empresa. “Esta es una señal de alarma que dan los empresarios por el alza en los robos por la desazón que abunda. Una cosa son los crímenes de un presidente municipal que está involucrado en la desaparición de normalistas, pero otra es que el Estado ceda ante las presiones de pseudo maestros y se mantenga un clima de impunidad”, declaró al diario Argumento Político Oliver Ambia, director académico del Departamento de Finanzas del ITESM Santa Fé.

Please reload

© 2016  periodicodenunciaciudadana.com